Una vez más, os escribimos para informaros de lo acontecido durante este mes de junio.

Seguimos sin cambios en lo que al número de socios se refiere; nos mantenemos en 29 asociados más los tres fundadores.

En cuanto a las novedades de este mes, comenzamos!

Os informaremos, en primer lugar, sobre Franky. La bolita de pelo por fin se encuentra en una casa de acogida! Ya era hora de que pudiera disfrutar de un hogar, aunque sea temporal. Después de tres meses en la clínica veterinaria MaciDog y tras su buena evolución, decidimos contactar con una de nuestras adoptantes, quien siempre se había ofrecido a hacer de casa de acogida si nos hacía falta; a pesar de ser ya familia numerosa, Rocío no lo dudó ni un segundo! Pensamos que era la mejor opción para Franky y no nos hemos equivocado; tiene compañía humana y compañía felina y eso ayuda mucho a su recuperación. Además, este mes inició un tratamiento para intentar mejorar el tema de su vejiga y, aunque de momento no se notan grandes cambios al respecto y todavía hay que vaciarle manualmente la vejiga, seguiremos intentándolo porque sabemos que, en caso de lograr alguna mejora, va a necesitar tiempo y paciencia. En su casa de acogida están encantados con él, y nosotras encantadas con su casa de acogida!

Sobre Calimero y Priscila, pues los dos bombones están preciosos! Ya han sido vacunados y la princesa ya está a la espera de poder irse con su nueva familia adoptiva. Su hermano sigue en busca de ese hogar definitivo…

Nuestros otros dos bebés, Shadow y Bonnie, lo mismo, siguen creciendo sanos y fuertes y están hechos dos pipiolos amorosos. Ambos continúan en acogida a la espera de que aparezca su media naranja humana, que esperamos no se haga mucho de rogar, porque somos conscientes de que vamos a necesitar hueco en las poquitas casas de acogida de las que disponemos.

Y es que esta época, como ya os hemos contado otras veces, es terrible… No dejan de llegar avisos de gatitos huérfanos y hembras paridas, pero es imposible llegar a todo con los medios de los que disponemos.

De hecho, este mes aumentamos generosamente la familia pegasera; así que, pasamos a contaros las nuevas incorporaciones.

A mediados de mes, y en el mismo día, llegaron Sul y Bugy.

Sul apareció hecho un ovillo detrás de un edificio, con la cara cubierta de mocos y costras, deshidratado y más cerca de la muerte que de la vida. No podíamos decir que no a un bebé en ese estado, así que nos fuimos a por él y directas al veterinario. Tras limpiarle todas las secreciones y desparasitarlo, lo pusimos en aislamiento. No estábamos muy seguras de que lograse sobrevivir, pero afortunadamente, con el tratamiento adecuado y lejos de la mala vida en la calle, mejoró notablemente en pocos días. Además, al poco de su llegada, notamos que cojeaba de una pata trasera y las demás se le torcían un poco al caminar; nuestra veterinaria nos recomendó una dieta de buena calidad sospechando que se trataba de alteraciones en su desarrollo y, efectivamente, ya no cojea y corre que se las pela! Actualmente ya le han dado el alta de la infección respiratoria aunque, por precaución, seguirá confinado unos días más hasta confirmar que no hay recaídas y decidamos dónde reubicarlo. Sul es algo asustadizo al principio, y estar aislado no ayuda mucho, pero es la única forma de mantenerlo a él y a cualquier otro gato con el que vayamos a meterlo, protegidos de posibles contagios. No obstante, es tan solo un bebecito de dos meses, por lo que en seguida se le quitan los miedos y quiere jugar y explorar su entorno, así que en cuanto podamos dejarlo compartir casa de acogida, no tardará en adaptarse a las comodidades que aún no hemos podido brindarle.

Por otro lado, Bugy, que como os decimos, llegó a nosotras el mismo día que Sul, apareció empapado hasta los huesos después de una fuerte tormenta. La chica que lo encontró decidió colaborar como casa de acogida y gracias a eso pudimos hacernos cargo de él, porque de no haber sido así, sin un solo hueco en las casas habituales, tendríamos que haber dicho que no, muy a nuestro pesar. Bugy es un trasto endemoniado; le encanta saltar a tus pies cuando pasas caminando cerca de él. Otro bebecito de dos meses que en breve será vacunado y podrá irse adoptado en cuanto tenga la suerte de enamorar perdidamente a ese humano que aún no ha llegado.

Pero, por si fuéramos pocos, el día 30 de junio, para terminar el mes, nos llegan otros dos bebés de unos días de vida, tirados en una papelera… Ya no vamos a malgastar energía en maldecir a quien es capaz de hacer algo así, porque necesitamos todas nuestras energías para poder ayudarlos, a estos y a los que vendrán, porque no serán los últimos, por desgracia… Los hemos llamado Bin y Bak. Podéis imaginaros que fue bastante caótico, porque no tenemos ni un solo hueco y menos aún para dos bebés lactantes que necesitan biberones cada tres horas y muchos cuidados y atenciones. A la desesperada, una vez más, nos volvimos locas para buscar a alguien que pudiera ayudarnos y hacer de acogida. En esta ocasión también tiramos de contactos de adoptantes y Ana, una vez más, se tiró a la piscina de cabeza con nosotras. Le estamos muy agradecidas, porque hacer de acogida de bebés lactantes es muy complicado y sufrido. Por suerte, los dos bebés, de momento, van saliendo adelante; cruzaremos los dedos para que todo siga así y en cuanto puedan ser destetados necesitaremos reubicarlos a otra casa de acogida.

Como veis, el mes concluye con varias entradas nuevas y ninguna adopción… Nuestras casas de acogida saturadas y nosotras un poco agobiadas ante la incertidumbre de si aparecerán esas familias para cada uno de nuestros gatitos o no…

Ya os iremos informando de la evolución de todos nuestros pequeños.

Para terminar, con respecto al Proyecto CES, este mes no se han realizado capturas; tan solo hemos vuelto a poner en tratamiento a Negri, de la colonia La Aldea, porque vuelve a tener una recaída de sus problemas de boca.

La falta de apoyo y colaboración nos tiene paradas. Si no encontramos gente dispuesta a echarnos una mano con la colocación y vigilancia de las jaulas y los traslados de los gatos a la clínica veterinaria, no podemos mantener un ritmo adecuado para el proyecto. Nosotras no llegamos; como todo el mundo, a parte del tiempo que dedicamos a los quehaceres de la asociación, tenemos nuestros trabajos y nuestras vidas personales, y a quien piense que no hacemos lo suficiente, le invitamos amablemente a intentarlo por sí mismo solo durante un día… Necesitamos voluntarios con disposición y ganas. Mientras solo recibamos llamadas solicitando ayuda, pero ninguna ofreciéndola, no podremos hacer mucho más de lo que hacemos hasta ahora con los medios  que tenemos y el apoyo de los cuatro de siempre que no nos fallan.

 

Por el momento, estas son las novedades que os podemos contar. Como siempre, os seguiremos manteniendo informados de todo lo acontecido para que podáis sentiros parte de esta pequeña gran familia.

 

Muchas gracias!!!

Datos Junio 2021